La energía solar ha avanzado increíblemente en estos últimos años. Debido a la reciente crisis del petróleo, han aumentado y acelerado la producción de energías alternativas. Esto es una ventaja, ya que nos están comenzando a llegar tecnologías a precios más asequibles.

La primera vez que vi una celda solar fue cuando mi papá trajo a la casa una calculadora que se encendía como por arte de magia. Era un niño y me costaba trabajo creer que con esa ventanita de color carmelita, yo podía encender mi calculadora y usarla todo el tiempo que quisiera sin tener que preocuparme.

Recientemente tuve la oportunidad de usar un accesorio que me recordó ese día de verano que descubrí la energía solar. Se llama Solar Gorilla y es un cargador solar portátil que simplifica el proceso de recargar tus equipos eléctricos cuando no tienes acceso a las fuentes tradicionales de electricidad.

El Solar Gorilla parece una almeja plástica y plana. Cuando lo abres a la mitad, expone dos celdas solares, que en condiciones óptimas, generan suficiente energía para cargar una computadora portátil o un teléfono celular simultáneamente.

El diseño es elegante, luce duradero y se ve que puede aguantar el abuso del uso exterior en situaciones extremas.

Usarlo fue bastante intuitivo ya que no necesitas un manual de operaciones para conectarlo, sólo tiene dos conectores, uno para equipos de mayor voltaje como una computadora portátil y un conector USB para recargar los aparatos más pequeños.

Tiene un bombillo tipo LED que se enciende dependiendo de la intensidad de energía solar que está recibiendo y por consecuencia, la energía que está generando. Viene con una variedad de adaptadores que le puedes conectar a la mayoría de las laptops, celulares, iPods, sistemas de juegos y de posicionamiento global.

Más Información:impre