Con motivo del comienzo de la Conferencia hoy en Valencia, Greenpeace propone a los países participantes en el Plan Solar Mediterráneo la puesta en marcha de un nuevo mecanismo financiero para impulsar las energías renovables en los países en desarrollo. Este sistema permitiría obtener la máxima energía limpia al mínimo coste, de forma que entre 2010 y 2030 se instalarían entre 1.600 y 2.300 GW (gigavatios) (1) de energías renovables en países no pertenecientes a la OCDE, lo que ahorraría entre 77 y 82 mil millones de toneladas de CO2 en ese periodo.

El mecanismo propuesto por Greenpeace tiene como principal objetivo facilitar la introducción en países en desarrollo de leyes sobre tarifas o primas de apoyo a las energías renovables, como las que ya se aplican en 40 países (sobre todo industrializados), ya que este sistema es el más eficiente para el desarrollo de las energías limpias, puesto que logra más energía renovable al menor coste. El mecanismo consistiría en la creación de un fondo internacional, que financiaría las tarifas o primas de apoyo a las renovables en los países en desarrollo. El fondo se nutriría de las aportaciones de los países desarrollados, mediante contribuciones recaudadas a través de la subasta de derechos de emisión de CO2 o mediante tasas sobre la energía sucia.

Más Información:mundoenergia

Anuncios