En Cantabria ya han resuelto a quien entregarán los 1.400 megavatios de potencia eólica de su concurso, en una resolución que ha tenido marcado acento gallego. Así, según hemos podido saber, dos de las siete áreas para el desarrollo de nuevos parques han ido a parar a manos del grupo formado por el Banco Gallego e IHA, y otro de ellos a la suma de esfuerzos de Engasa y de Jealsa Rianxeira.

Cuando resta todavía un mes para que se cierre el plazo de recepción de ofertas para el reparto de la tarta eólica gallega de 2.300 MW, la comisión técnica encargada del reparto en la comunidad cántabra escogió a los siete elegidos que se harán con una media de 200 MW. Además del banco que controla Caixanova, de la empresa líder de las renovables en Galicia, que comanda Benito Fernández, y de la conservera, en esta selección fueron agraciados la alianza entre el Banco de Santander y Sniace, la de Ascán y Apia XXI, E.On Renovables, Iberdrola y la lusa EDP. En este desarrollo eólico se invertirán 2.000 millones de euros y se crearán 1.500 empleos en proyectos industriales asociados.

Más Información:elcorreogallego

Anuncios