Los residuos forestales y urbanos se convierten en biomasa y a través de una planta de transformación producen energía. Además de las ventajas económicas de conseguir una nueva fuente de energía también tiene objetivos ecológicos y medioambientales. La Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid afirma que el aprovechamiento de residuos arbóreos contribuye a disminuir el peligro de incendios forestales así como la eliminación de los árboles enfermos o muertos, mejorando de esta forma el estado sanitario de los montes.

Desde la Asociación de Desarrollo Sierra de Guadarrama-Alto de Manzanares (ADESGAM) se propone como ejemplo práctico a imitar el proyecto de uso de biomasa en la climatización de la nueva piscina municipal de Soto del Real. Pablo Hernández, el concejal de Deportes nos ha explicado esta interesante iniciativa.

La Consejería de Medio Ambiente, La Caixa y la empresa Biovalfor va a desarrollar en los próximos meses el Estudio de la Valorización de la Biomasa en la zona de la Sierra de Guadarrama- Alto de Manzanares. Con una inversión de 70.000 euros, se pretende cuantificar e indentificar la biomasa forestal utilizable en una comarca formada por más de una decena de pequeños municipios.

Tras estudiar las nuevas metodologías de extracción, transporte y transformación, la optimización de rendimientos y costes y finalmente la viabilidad, el siguiente paso será desarrollar una planta de transformación de la biomasa.

Más información: Sermadridnorte.com

El Instituto Enerxético de Galicia (Inega), dependiente de la Consellería de Economía e Industria, está promocionando el uso de energías renovables como la biomasa o la geotermia en edificios públicos de Galicia y Portugal.

En concreto, el Inega dirige el proyecto de cooperación transfronteriza E-Sol en el que participan los concellos ourensanos de Verín, Baltar, A Mezquita y Riós, así como las cámaras municipales de Chaves y Vinhais y el Instituto Politécnico de Viana do Castelo.

Con esta iniciativa, que se implantó este mismo año y se prolongará hasta finales de 2010, la Administración gallega ha colaborado sobre todo en la instalación de calderas de biomasa en numerosos edificios tales como casas consistoriales y centros de cultura. El proyecto costará 1,2 millones de euros.

Por otra parte, la Diputación de A Coruña organiza este miércoles la jornada Promoción da eficiencia, aforro e a calidade enerxética, dirigida a todos los ayuntamientos de la provincia. En concreto, durante la sesión se darán a conocer los resultados de las auditorías energéticas realizadas a los 83 concellos de la provincia que cuentan con menos de 20.000 habitantes.

Más información: Xornal.com