Este convenio tiene una vigencia de dos años y en este marco ambas empresas tienen previsto colaborar en la puesta en marcha de actividades relacionadas con la movilidad eléctrica que refuercen la posición de las dos entidades en sus respectivos sectores.

Asimismo, tanto Iberdrola como FCC pondrán en marcha tres líneas de trabajo para fomentar este tipo de transporte, como son el impulso de flotas eléctricas, la instalación de puntos de recarga y la participación en las demostraciones de movilidad eléctrica en las ciudades.

FCC e Iberdrola tienen intención, a su vez, de llevar a cabo acciones como la instalación de puntos de recarga en estacionamientos gestionados por el grupo de servicios ciudadanos, la dotación en flotas eléctricas corporativas y la ubicación de la infraestructura necesaria en sus oficinas o en la realización de las obras necesarias para adaptar los centros de inspección técnica de vehículos al vehículo eléctrico.

Más Información:cincodias

Anuncios

El coche eléctrico está a la vuelta de la esquina. El salto tecnológico que en los últimos años se ha producido en sus componentes ha posibilitado que proyectos que se desarrollan desde los 80 hayan llegado a convertirse en productos comercializables que presentan un nuevo modelo de negocio y de consumo. No se trata de un escenario ideado por los hermanos Wachowski, sino de una realidad con oportunidades y limitaciones.

Así lo hizo ver en su intervención el secretario general de la Fundación Instituto Tecnológico para la Seguridad del Automóvil, Agustín Aragón, en el tercer foro TIC y Sostenibilidad, organizado por Aetic, la Junta y Telvent, y celebrado la semana pasada en Sevilla, en la que concretó cual es la dirección que toma el Plan Integral para el Impulso del Vehículo Eléctrico en España, que tiene como objetivo llevar a las calles 70.000 unidades para 2012 y 250.000 para 2014.

“Esto no es Matrix”, ironizó. El coche eléctrico, por sus características actuales de autonomía, tiene un mercado natural que está ligado a los recorridos cortos”. En este sentido, concretó que la puerta de entrada del coche eléctrico serán los negocios con grandes flotas de vehículos. “Las baterías de litio tienen una autonomía de 140 kilómetros, por lo que no vamos a usarlos para viajar de Madrid a Sevilla. No obstante, las flotas de vehículos de empresa pueden trabajar durante tres días sin recargar”, explicó.

Vía: Vehiculoselectricos

Que Jaguar trabajaba sobre un sedán híbrido eléctrico de rango extendido con ayuda de Lotus ya lo sabíamos de hace tiempo. Lo que no teníamos tan claro es que se iba a basar completamente en el XJ, hasta el punto de que será, simple y llanamente, una variante del tope de gama de la casa británica.Según filtra Autocar (y puedes dar por hecho que son datos fiables), el coche contará con un generador eléctrico de combustión desarrollado por Lotus con tres cilindros, 1,2 litros y 35 kW (¿desarrollado a partir del Omnivore?).

Este generador se encargará de suministrar energía a las baterías de iones de litio, cuya capacidad no ha sido desvelada, aunque sabemos que se podrán cargar también a base de enchufe.La motorización del coche correrá a cargo de un propulsor eléctrico de 145 kW (unos 200 CV), con 400 Nm de par. El resultado será un rango combinado (electrico puro más carga a bordo) de prácticamente 1.000 kilómetros por depósito más carga, con unas emisiones medias de menos de 120 gramos de C=2 por kilómetro y una velocidad punta de 180 km/h.Obviamente no será el Jaguar más rápido de la historia, pero sí que será el más frugal con combustible y emisiones. El cuando y el cuanto son preguntas pendientes, pero no deberíamos tardar en verlo en algún Salón Internacional del Automóvil.

Via: Lo más codiciado del planeta

Endesa ha organizado en sus oficinas de Málaga la reunión de lanzamiento del proyecto europeo G4V (Grid for Vehicles), que cuenta con un presupuesto de 3,7 millones de euros y que se centrará en fórmulas para desarrollar a gran escala el coche eléctrico.

En un comunicado, la compañía presidida por Borja Prado explica que Endesa es la única empresa española que participa en este proyecto internacional, cuya duración será de 18 meses.

El proyecto G4V evaluará el impacto a gran escala de la implantación del vehículo eléctrico en la infraestructura de red eléctrica y definirá las recomendaciones para su implantación a partir del año 2020.

Además, estudiará la utilización masiva del vehículo eléctrico, su impacto en la sociedad, los servicios y las comunicaciones necesarias y los retos y oportunidades que se pueden presentar.

En el consorcio que lidera el proyecto también participa Enel, el accionista mayoritario de Endesa, así como otras de las eléctricas más importantes de Europa.

La eléctrica ha convertido la política de desarrollo del modelo de transporte sostenible basado en el vehículo eléctrico en una de las vías principales para su lucha contra el cambio climático, convertida en uno de los pilares de su Plan Estratégico de Sostenibilidad 2008-2012.

Más Información:europapress

Si los promotores del coche eléctrico pudieran elegir un modelo de implantación de negocio a imitar, ése sería el de la telefonía móvil.

Gracias a un desarrollo espectacular de la infraestructura de antenas y de los terminales, un nuevo mercado se multiplicó de forma exponencial en apenas 10 años, abriendo un mundo de tarifas y servicios al cliente y llevando a estas compañías a la élite mundial.

Es cierto que el modelo incluiría el estallido de la burbuja de las telecos a comienzos de la década de 2000, algo a lo que se arriesgan. Donde no quieren repetir errores es en algo tan simple y absurdo como es el cargador de los teléfonos.

Sólo a partir del 1 de enero de 2012 -casi 20 años después de su aparición- todos los móviles vendrán equipados con un cargador de batería universal, independientemente del modelo y la marca. Los más de 50 cargadores de móviles que existen actualmente representan un quebradero de cabeza para los usuarios que se quedan sin batería y tienen un modelo de terminal incompatible con el de sus compañeros de oficina.

Pero no es lo mismo quedarse sin teléfono por no cargar a tiempo que tirado en la carretera. Por eso, si una cosa está clara para todos los fabricantes de coches y todas las compañías que quieren recargar los nuevos vehículos eléctricos es que su éxito depende de acordar un único enchufe. Un cargador que, ya de paso, no sirva sólo para llenar de electricidad la batería, sino también para identificar al cliente y comunicarse con él y con su banco.

«Como mínimo en Europa, hace falta un modelo estándar que permita cargar en todas las instalaciones públicas con una facturacion automática y fácil, igual que pasa con el roaming de los móviles», explica el responsable de desarrollo de la versión eléctrica de Smart, Peter Moos.

Desde hace más de un año, ingenieros de Audi, Fiat, Renault, Ford Mitsubishi, Toyota… por un lado y EDF, Endesa, E-On, Enel, EDP, RWE… por otro, tratan de llegar a un acuerdo para crear ese modelo, que en los próximos meses presentarán a la Comisión Eléctrica Internacional (IEC) para que lo apruebe como el cargador único. Ganarse esta condición exigirá que sea versátil (para cargas monofásicas y trifásicas), seguro, fiable e inteligente. Además, deberá estar libre de derechos de propiedad industrial. Mennekes, una compañía alemana está en primera línea para lograrlo.

¿Demasiado bonito para ser verdad? Sí. Paralelamente, en Estados Unidos, General Motors, Chrysler, Ford, Tesla, Honda, Toyota y Nissan apoyan una propuesta alternativa lanzada por la Society of Automotive Engineers (SAE).

«No habrá riesgo para la implantación del coche eléctrico siempre que haya un estándar continental. No hay grandes intereses económicos en juego, esta competencia es una cuestión de prestigio profesional de los ingenieros, de plantar una bandera en un territorio nuevo más que de ganar dinero», explica el responsable de Tecnología e Innovación de Endesa, Jorge Sánchez Cifuentes.

Para este experto en el desarrollo de infraestructura en el coche eléctrico, la ventaja de la propuesta europea es básicamente su versatilidad. «A medida que el coche eléctrico avance en su implantación habrá distintos tipos de coches: utilitarios, berlinas, familiares, comerciales… lo que queremos es tener un mismo tipo de enchufe que permita distintos estándares de carga».

El interés de las compañías va más allá de que los conductores pierdan el miedo a no encontrar enchufe para su batería. A través de él, los fabricantes de coches podrán vender telediagnósticos del estado del coche. Para las eléctricas, por ejemplo, del cargador depende encontrar un mundo nuevo en su negocio.

La batería de un cliente será un valioso almacén de electricidad al que acudir para comprar energía a precios mejores que los de los competidores y después revenderla. Para eso, el nuevo enchufe deberá ser capaz de transimitir electricidad en dos direcciones. «Una empresa con una flota de unos 1.000 vehículos de 15KW, puede generar así ingresos de varios millones de euros devolviendo energía a la red», opina José Luis Sancho, socio responsable de Automoción de Accenture.

Más información: El Mundo

El coche más vendido en Japón en 2009, el Toyota Prius, es el primer híbrido que lidera las ventas de vehículos en un país, lo que abre la puerta a la expansión mundial de esta tecnología limpia y eficiente.

En tan sólo siete meses en el mercado, la tercera generación del Toyota Prius ha fraguado lo que en 1997 nació como una costosa alternativa a la gasolina. Un proyecto que ha necesitado doce años y el empuje de las ayudas públicas para convertirse en líder del mercado en Japón.

Toyota vendió en 2009 cerca de 209.000 modelos del Prius, tres veces más que en 2008, mientras que Honda sumó a esta cifra otros 93.283 Insight, el segundo híbrido más vendido de Japón y el quinto en el ránking general dado a conocer hoy por la Asociación de Distribuidores de Automóviles nipona.

Estos vehículos, que combinan un motor de explosión con otro eléctrico y reducen el consumo y las emisiones, se han impuesto gracias a los recortes de precios de los fabricantes y a la eliminación de impuestos que ha favorecido el Gobierno japonés.

En Japón, la crisis ha servido para que el parque automovilístico se modernice y para que los consumidores opten por vehículos como el Prius en vez de autos más grandes y pesados, que han perdido protagonismo este año al no poder acogerse a las ayudas.

El año 2009 ha demostrado que los consumidores optarán por los vehículos ecológicos si el empuje gubernamental es suficiente, lo que ha llevado a otros fabricantes japoneses, como Nissan, a apostar también por el coche eléctrico.

Tras las exenciones de impuestos y los descuentos iniciados en abril, las ventas de híbridos se dispararon, mientras las de automóviles convencionales caían a ritmo de dos cifras.

Un comprador japonés puede ahorrarse hasta 394.500 yenes (casi 3.000 euros) en la compra de un híbrido, un incentivo que ha favorecido la aparición de nuevos modelos con esta tecnología, como el Toyota SAI o los que Honda presentará en 2010.

Con todo, en la actualidad uno de cada ocho vehículos nuevos que circulan por Japón son híbridos, una proporción que no se da en ningún otro país del mundo, lo que ha contribuido a un tráfico más silencioso y menos contaminante en las ciudades.

Las emisiones de un vehículo híbrido pueden ser hasta un 55 por ciento menores a las de un coche convencional, a lo que se une un consumo que en el caso del Prius es de un litro por cada 38 kilómetros.

En ciudades como Tokio, con una gran densidad de tráfico, los coches híbridos pueden suponer un gran ahorro, ya que a velocidades inferiores a los 55 kilómetros por hora funcionan en modo eléctrico.

La hegemonía japonesa en este sector ha hecho que los principales beneficiados de las ayudas del Gobierno nipón sean los fabricantes locales, mientras las firmas alemanas o estadounidenses todavía confían más en la rentabilidad de alternativas como el diesel.

En Estados Unidos, las ventas de híbridos Toyota en 2009 se dispararon un 20 por ciento, pero en Europa a los consumidores no les salen las cuentas, en las que entran variables como los descuentos públicos, el precio de la gasolina y el tipo de conducción.

Sin embargo, para Toyota la apuesta por el Prius no ha sido un negocio tan rentable, ya que hasta esta tercera generación el proyecto iniciado en la década de 1990 ha sido deficitario y para competir en Japón se ha visto obligado a rebajar el precio en un 12 por ciento respecto al modelo anterior.

Así, el Prius aporta mucho menos al resultado operativo del primer fabricante mundial que los modelos de la gama alta, que pueden ser hasta diez veces más rentables.

El vicepresidente ejecutivo de Toyota, Takeshi Uchiyamada, dijo hace unos meses que el 30% de las ventas de vehículos del fabricante nipón serán de híbridos en 2020 y que en el futuro esta tecnología, combinada con otras propulsiones ecológicas, se impondrá en todos los países desarrollados al igual que ha pasado en Japón.

Más información: Emol.com

La compañía energética Iberdrola comenzará en los próximos meses a trabajar en un nuevo proyecto, denominado Investigación Cenit Verde, que tiene el objetivo de impulsar la investigación en el ámbito del automóvil eléctrico y cuenta con un presupuesto de 39,7 millones de euros, informó hoy la compañía, que señaló que esta iniciativa fue aprobada hoy por el Ministerio de Ciencia e Innovación.

El proyecto en el que participa Iberdrola tendrá una duración de cuatro años y está liderado por la firma automovilística española Seat, aunque también participan otros 18 socios, entre los que se encuentran empresas energéticas, de infraestructuras, del automóvil y de tecnologías de la información.

El proyecto Investigación Cenit Verde está dividido en seis áreas temáticas. Iberdrola trabajará en la relacionada con la integración de estos vehículos en el sistema eléctrico y además se encargará de analizar el impacto de la introducción de los mismos en la red de distribución.

Asimismo, la entidad energética también realizará estudios de los diversos tipos de vehículos eléctricos, así como del uso de las redes inteligentes y del desarrollo de infraestructuras de carga que aumenten la manera de aprovechar las energías renovables.

Más información: Europapress.es