Chipiona está decidida a convertirse en referente internacional de energía eólica marina. Con esta carta de presentación, esta tarde el municipio albergará las primeras jornadas dedicadas a las energías renovables y, en concreto, centradas en los parques offshore, que han sido organizadas por la empresa Magtel, el Ayuntamiento de la localidad y la Universidad de Cádiz, constituyentes de la sociedad ‘Las Cruces del Mar’ que pretende poner en marcha un parque eólico marino frente a las costas de Chipiona y Rota.

Con estos planteamientos, el alcalde chipionero, Manuel García, adelantó ayer en rueda de prensa que estas jornadas supondrán “un antes y un después” en cuanto a la concepción de la sociedad sobre este tipo de energía. No en vano, ha sido necesario cambiar el lugar donde tendrán lugar las ponencias por el elevado número de asistentes confirmados y además, la Plataforma ‘Por un Horizonte sin Molinos’ también tendrá cabida en las mismas, que se celebrarán a partir de las 16.30 horas en el Pabellón Cubierto de Chipiona, situado en la avenida de la Constitución.

La finalidad de estas jornadas pasa por arrojar información sobre el proyecto ‘Las Cruces del Mar’ y sobre este tipo de energía, “continuando con la política de transparencia informativa y de participación a la ciudadanía que nos ha venido caracterizando desde el principio”, tal y como resaltó la responsable de comunicación de Magtel, Mercedes Galindo.

UN ‘CARAMELO’ INDUSTRIAL

Pero lo que realmente se espera de estas jornadas, además del interés que ha despertado la presencia del juez Garzón para abordar la perspectiva social, son los primeros estudios realizados por la Universidad de Cádiz (UCA) sobre la viabilidad del proyecto. Al respecto, el vicerrector de Investigación, Desarrollo e Innovación de la UCA, Francisco Macías, aseguró que estos estudios abordarán “desde el rigor científico” la viabilidad de este tipo de proyectos, con sus pros, sus contras y sus soluciones para que el proyecto sea viable”. No obstante, estos estudios, que se han elaborado en un plazo de siete meses, son “un aperitivo” a las investigaciones que ahora comenzarán y en las que la UCA pretende emplear alrededor de dos años.

Más información: Andaluciainformacion.es