«Las plantas nos dan de comer y nos ayudan a prevenir y a cuidar enfermedades, el gobierno debería mimar mucho más las investigaciones que se centran en conocer mejor a las plantas», así de claro se manifiesta Rafael Lozano, máximo representante de la política científica en agricultura a nivel nacional del Ministerio de Ciencia e Innovación.

Lozano estuvo ayer en la Estación Experimental del Zaidín (CSIC) para ofrecer una charla sobre el estado de la investigación agraria en España y las políticas que la rigen. Según el experto, las dos líneas de futuro en este ámbito son la genética aplicada y la biomasa. Sobre la primera de ellas explica que alterar genéticamente a las plantas es una fórmula muy eficaz para «hacer los cultivos tolerantes a plagas y a enfermedades y mejorar la calidad del producto final», además de para «conseguir elaborar sistemas de cultivo más sostenibles, con un menor consumo de agua y sin usar pesticidas o compuestos que contaminen el entorno», añade.

Por otro lado, el experto asegura que es imprescindible optimizar la producción de biomasa en el país para que ocupe el lugar que le pertenece como fuente renovable.

El investigador granadino relata que aunque la agricultura está muy desarrollada en España, «estamos en una situación ampliamente mejorable y nuestro país debería apoyar mucho más a estas investigaciones», un hecho que, según el experto, ya se ha producido en otros países como Holanda, Francia, Reino Unido o EE UU.

Lozano indica que el avance y el progreso de este sector pasa por tres pilares, el primero de ellos es la investigación básica, que consiste en el trabajo de base y que es esencial como punto de partida. El segundo es la investigación aplicada, es decir, buscar una manera de mejorar la productividad a partir de esa base. Y el tercero reside en conseguir una interacción efectiva entre poder público y privado para financiar dichos proyectos.

Más información: Ideal.es

010312-M-5501T-001Acciona desarrollará un macroproyecto solar de 500 MW y 2.000 millones de dólares de inversión en el complejo militar estadounidense de Fort Irwin, en el desierto de Mojave (California), donde se encuentra el mayor campo de entrenamiento de tropas del país y un centro de comunicaciones espaciales de la NASA.

El proyecto será realizado por un consorcio de empresas integrado por Acciona, a través de sus empresa filial Acciona Solar Power, y Clark Energy.

La selección responde a un proceso de concurrencia abierto el pasado mes de marzo por el Consejo de Energía del Ejército, organismo creado en octubre de 2008 para impulsar una estrategia energética sostenible orientada a la búsqueda de fuentes alternativas, al ahorro y a la seguridad de suministro en las instalaciones, dotaciones, vehículos y otros activos del ejército estadounidense.

Por mandato federal, el ejército de EEUU debe reducir en un 30% su consumo energético para 2015 y el 25% de su demanda deber ser cubierta por fuentes renovables para 2025.

Más información: Eleconomista.es

energia_eolica_iberdrola_renovables_usaIberdrola Renovables es, hasta ahora, la única firma española que se ha adjudicado ayudas del Plan Obama para invertir en renovables en el mercado estadounidense. El gigante asiático también tiene tirón.

El dios Eolo está soplando para impulsar las inversiones españolas en Estados Unidos y China. Barack Obama apuesta fuerte por las renovables y su pretensión es lograr que el 20% del uso energético proceda de fuentes verdes en 2020. Ya cuenta con 20.000 megavatios instalados (cada megavatio permite abastecer de energía a más de 800 hogares). En China, el escenario también pinta favorable. El Gobierno del país pretende que, para esa fecha, se hayan instalado 120.000 megavatios de potencia, de los que sólo lleva 10.500.

Iberdrola Renovables es actualmente la compañía española con mejor proyección en el mercado estadounidense. La filial de la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán es la única energética nacional que, de momento, se ha adjudicado ayudas dentro del Plan de Estímulo del presidente Obama para inversiones en renovables en Estados Unidos. Acciona también se quiere subir al carro, pero todavía no ha obtenido ningún contrato.

Iberdrola Renovables acaba de hacerse con otro nuevo paquete de ayudas por valor de 251 millones de dólares (unos 170 millones de euros) pertenecientes a la segunda ronda de este programa. La firma ya ganó 295 millones de dólares en la primera fase del plan, el 60% de de los 502 millones de dólares adjudicados. Para Martín Múgica, director de Negocio de Iberdrola Renovables en Estados Unidos, la nueva adjudicación supone “una gran noticia, ya que facilita la inversión en el país”. El plan de desarrollo de la compañía “contempla destinar alrededor de 6.000 millones de dólares –unos 4.053 millones de euros– a proyectos de energías hasta finales de 2012 en Estados Unidos”, afirma el directivo.

Con las nuevas adjudicaciones, la filial gana un notable protagonismo en un país donde empezó a operar en 2006 con 25 empleados, “que han pasado, en la actualidad, a más de 800”, asegura Múgica. Uno de los últimos proyectos eólicos de la empresa se está gestando en el Estado de Oregón y tendrá una potencia instalada de 98,7 megavatios. “Como fruto de las grants –ayudas del Plan Obama– hemos iniciado la construcción de la segunda fase del parque de Peñascal, en Texas, con 202 megawatios, y la segunda parte de la planta eólica Cayuga Ridge South, en Illinois, de 110 megavatios”, explica. En total, Iberdrola Renovables tiene en su haber 37 parques eólicos en este mercado, con una potencia instalada de 3.104 megavatios.

Más información: Expansion.com