El coche eléctrico está a la vuelta de la esquina. El salto tecnológico que en los últimos años se ha producido en sus componentes ha posibilitado que proyectos que se desarrollan desde los 80 hayan llegado a convertirse en productos comercializables que presentan un nuevo modelo de negocio y de consumo. No se trata de un escenario ideado por los hermanos Wachowski, sino de una realidad con oportunidades y limitaciones.

Así lo hizo ver en su intervención el secretario general de la Fundación Instituto Tecnológico para la Seguridad del Automóvil, Agustín Aragón, en el tercer foro TIC y Sostenibilidad, organizado por Aetic, la Junta y Telvent, y celebrado la semana pasada en Sevilla, en la que concretó cual es la dirección que toma el Plan Integral para el Impulso del Vehículo Eléctrico en España, que tiene como objetivo llevar a las calles 70.000 unidades para 2012 y 250.000 para 2014.

“Esto no es Matrix”, ironizó. El coche eléctrico, por sus características actuales de autonomía, tiene un mercado natural que está ligado a los recorridos cortos”. En este sentido, concretó que la puerta de entrada del coche eléctrico serán los negocios con grandes flotas de vehículos. “Las baterías de litio tienen una autonomía de 140 kilómetros, por lo que no vamos a usarlos para viajar de Madrid a Sevilla. No obstante, las flotas de vehículos de empresa pueden trabajar durante tres días sin recargar”, explicó.

Vía: Vehiculoselectricos

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, afirmó hoy que la tarifa eléctrica subirá un 2,6% para la gran mayoría de los consumidores el próximo 1 de enero.

De este modo, se cumplen las previsiones del ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, que anticipó que el buen resultado de las subastas Cesur permitiría que la revisión del recibo de la luz correspondiente a enero de 2010 se saldara con una subida inferior al 2,7% previsto por este Departamento.

En rueda de prensa, tras la reunión del Consejo de Ministos, De la Vega dejó claro que el gas no subirá con la entrada del año, es decir, “sube 0”.

En cuanto a la tarifa de la electricidad, subirá el citado 2,6% para la mayoría de los consumidores (los que tienen la Tarifa de Último Recurso), y no subirá ni para los que tienen el bono social (quienes tienen una potencia contratada inferior a 3 kilovatios, los pensionistas, parados y familias numerosas) ni para quienes han contratado la tarifa con discriminación horaria (la antigua tarifa nocturna).

Más información: El Economista