José María Martínez, de la Unidad de Biomasa del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT) desglosó las ventajas de la producción de biomasa: por un lado medioambientales, pues no contribuye al efecto invernadero ni a la lluvia ácida; por otro lado sociales, generando empleo mediante el desarrollo de los cultivos energéticos; y finalmente económicas, ya que las empresas e industrias pueden vender sus residuos a los productores de biomasa como materia prima.

Martínez lamentó que en España aún no hay un mercado potencial de la biomasa debido a que “las primas a la generación de electricidad mediante esta fuente de energía no la hacen viable económicamente”. De hecho, se da la paradoja de que, aunque España es un país muy dependiente energéticamente, la mayoría de la biomasa se exporta a Europa, sobre todo a Italia y Reino Unido, debido a que allí las primas para la generación eléctrica son más altas, y por lo tanto, pueden pagar un precio mayor.

Por su parte Antonio Gonzalo, responsable de Mercados de la Asociación de Valorización Energética de la Biomasa (AVEBIOM), manifestó que las pymes del sector de las bioenergías no pueden quedarse paralizadas frente a la falta de apoyo institucional, sino que tienen que abrir mercados destacando las ventajas de la biomasa en utilidad, precio y costes.

Gonzalo hizo también hincapié en las posibilidades de la biomasa como actividad generadora de empleo local. Por cada terawatio hora producido en el paso de gasoleo o gas natural a biomasa se crean 300 puestos de trabajo directos y 100 indirectos.

Más información: Infocampo.com

Gas Natural, la empresa catalana que acaba de completar la adquisición de Unión Fenosa, apostará en el futuro por acercar la producción eléctrica a los centros de consumo, en detrimento de los grandes territorios generadores de energía, entre los cuales en el sistema peninsular destaca Galicia. La compañía que preside Salvador Gabarró defendió esta tesis en un congreso celebrado esta semana en Madrid, en el que se analizaron modelos alternativos de generación eléctrica que atiendan con mayor calidad, seguridad y eficacia las necesidades de los usuarios, para lo que se considera necesaria una mayor cercanía con el consumidor final.

La eléctrica de origen gallego presentó en el congreso sus proyectos de cogeneración, microgeneración y gestión energética. Según recordó la propia Gas Natural, actualmente «la electricidad, como forma de energía más útil, se produce en grandes instalaciones, partiendo de diversas fuentes de energía que son transformadas para el transporte hasta su consumo final». Frente a este «modelo tradicional e ineficiente -continúa la empresa-, surge otro en el que la generación de energía se acerca al consumidor». Esta alternativa «es la generación distribuida: la generación, almacenamiento y administración de los recursos energéticos en los lugares de consumo, para satisfacer las necesidades de los usuarios con mayor calidad».

Esta aproximación de la producción al usuario final se puede hacer, según Gas Natural, «con tecnologías convencionales, como la cogeneración, o con aquellas que incorporan energías renovables, como la fotovoltaica, la eólica, la termoeléctrica, el aprovechamiento de residuos a través del biogás o la geotérmica».

Más información: Lavozdegalicia.es