El dióxido de carbono (CO2) está en el eje del eje del mal. Científicos, políticos, empresarios y hasta militares siguen la evolución de su concentración en la atmósfera e intentan prever cómo el efecto invernadero del gas afectará a la temperatura del planeta, las lluvias, los cultivos, las migraciones, las guerras o el esquí.

Por eso el gran esfuerzo está en reducir las emisiones de CO2, en cambiar el sistema energético hacia fuentes renovables, o incluso en enterrarlo bajo tierra durante siglos. Sin embargo, cada vez surgen más proyectos para darle valor al CO2, buscarle una utilidad, una forma de retirarlo de la atmósfera, pero que a la vez le dé un valor al gas.

El mar de invernaderos de Almería es el lugar perfecto para usar el CO2. Con 26.500 hectáreas bajo plástico, las necesidades de CO2 son potencialmente enormes. El dióxido de carbono inyectado en los invernaderos aumenta el rendimiento de los cultivos. Y no sólo eso. La existencia de un sector altamente tecnificado (la campaña 2008-2009 generó una producción por valor de 1.321 millones euros, el 56% exportado) hace que los agricultores, empresarios en todos los sentidos, no teman a la innovación.

Por eso la consultora especializada Besel estudió para Endesa, en un proyecto financiado por el Gobierno, cómo usar allí el CO2 que emite la central térmica de carbón de Carboneras, a unos 100 kilómetros de El Ejido. “Cuando les contamos a los agricultores las ventajas del CO2, al principio les sonaba a ciencia-ficción”, recuerda Carlos Reparaz, director del Departamento de Medio Ambiente de Besel, en la sede de la empresa a las afueras de Madrid. Desde la ventana se ve la inusual estampa de un rebaño de ovejas pastando. Pero cuando las ventajas llegaron a todos los rincones, los dueños de los invernaderos quisieron que les construyeran un tubo desde la chimenea de Carboneras, algo que resultó demasiado caro.

En realidad, el concepto es tan simple que basta con regresar a la biología escolar. Las plantas toman dióxido de carbono del aire y, tras realizar la fotosíntesis, devuelven oxígeno. Los animales, justo lo contrario. Así, el CO2, que en la atmósfera retiene parte del calor que emite la Tierra y calienta el planeta, puede servir para alimentar plantas y algas y acelerar su crecimiento.

Más Información:elpais

“Su utilización, en comparación con cualquier combustible fósil, genera más empleo, aumenta la recaudación en cotizaciones y tributaria, disminuye el déficit exterior y suministra energía al cliente final a precios inferiores”. Así de contundente se muestra la Asociación Nacional de Empresas Forestales (Asemfo) en un informe que sirve de aportación de la patronal forestal al nuevo Plan de Energías Renovables actualmente en elaboración.

Si se tienen en cuenta todas las ventajas laborales y económicas enunciadas, no es de extrañar que en Asemfo afirmen que tienen una salida ecológicamente sostenible a la crisis: “la biomasa forestal primaria, la que se extrae de nuestros montes y bosques”. Según la principal conclusión de un estudio financiado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio en el que se analizan las “posibilidades, necesidades y expectativas” del sector, Asemfo considera que “la biomasa forestal genera más empleo y suministra energía más barata y limpia que el gas y el gasóleo”.

El documento subraya que es “muy alta la actual disponibilidad de biomasa forestal primaria en nuestros montes para destinos energéticos. Puede estimarse en más de 10 millones de toneladas/año (con el 25% de humedad) las necesarias para mantener un nivel de gestión silvícola razonable, totalmente compatible con la mejora de nuestras masas”.

 

10.000 puestos de trabajo directos en el monte

Otro de los cálculos que se hacen en el estudio es que “la utilización de esta biomasa se autofinancia en precios de 15-20 euros megavatio hora (MWh) y genera unos 10.000 puestos de trabajo directos en el monte”. Sin embargo, puntualizan que alcanzar este nivel de utilización requiere fomentar los usos térmicos y eléctricos. Para Asemfo, a pesar de su demostrada eficiencia como fuente de energía térmica, ésta “no ha tenido ningún tipo de apoyo significativo durante el actual PER 2005-2010”. Pero recuerda que el enfoque de contabilización de energía final de la nueva directiva de renovables obliga a España a hacer un especial esfuerzo en su utilización para usos térmicos. “Y fomentarla como fuente primaria de energía eléctrica”, apostillan.

Asemfo aprovecha para pedir al Gobierno que “desarrolle un mercado amplio y transparente de la biomasa forestal basado en criterios económicos, ecológicos y sociales” e insiste en sus ventajas “sostenibles”: combustible de fácil gestión, puede utilizarse en el momento y en el lugar en que se demande energía; no es un producto tóxico ni peligroso; crea empleo rural directo e indirecto; su utilización es idónea a pequeña escala en instalaciones con sistemas de limpieza de humos poco sofisticados; y el sector está en condiciones de recoger la biomasa forestal de la manera más eficiente posible.

Por último, y en comparación con otros biocombustibles, el informe recalca también otras ventajas, como que la combustión no produce en cantidad significativa elementos corrosivos (cloro en la biomasa herbácea) o tóxicos (productos de combustión de pinturas y colas en la biomasa recuperada o RSU).

Igualmente, reconocen que al tener un porcentaje de humedad variable y en algunos casos elevado, su capacidad calorífica puede ser menor que otras biomasas sólidas, característica que facilita su gestión a empresas de servicios que suministran energía térmica en contador. Para finalizar, afirman que sus costes de extracción son algo superiores que los de la paja, cáscara o hueso, pero muy inferiores al del gas natural y el gasóleo.

Más información: Energías Renovables

El consejo de administración de la Comisión Nacional de Energía (CNE) se reunió ayer de manera extraordinaria para estudiar el Real Decreto elaborado por el Gobierno para incentivar el uso de las centrales eléctricas que funcionan con carbón nacional, de forma que se cumpla lo pactado en el Plan del Carbón y se acabe con la crisis que está llevando al borde del colapso a las empresas mineras.

La conclusión del regulador es que el Ejecutivo o bien debería poner en marcha mecanismos alternativos distintos a los que quiere aprobar, o bien tendría que introducir una serie de mejoras en su propuesta legislativa. El consejo se pronunció a este respecto por unanimidad, con la excepción de Luis Albentosa, uno de los vocales propuestos por el PSOE, según explicaron en fuentes conocedoras de la reunión.

En concreto, la CNE defiende dos alternativas para también lograr que se reactive el uso de las térmicas. En primer lugar, apuesta por un sistema de primas para las centrales que usen carbón autóctono, con el fin de que sean competitivas respecto al resto de plantas. Según el organismo, “esta medida sería similar al sistema de incentivos existentes para las instalaciones de régimen especial”, es decir, para energías renovables como la eólica o la solar.

Sólo la minería subterránea

A su juicio, esta medida tendría un impacto sobre el precio de mercado de la electricidad “poco significativo” si se limitan las cantidades de carbón nacional que estarían obligadas a consumir las eléctricas. En concreto, la CNE quiere que queden fuera del Plan del Carbón las producciones de mineral a cielo abierto y que sólo se contemple la minería subterránea.

Más información: Cincodias.com

Hace casi un mes que ha quedado atrás Expobioenergía pero aún colea el eco de las innumerables propuestas, acuerdos, presentaciones y visitas que la jalonan. Entre ellos estuvo el caso de Coca, un pueblo segoviano cuya apuesta por la biomasa forestal ha supuesto pasar de un gasto de 66.000 euros en calefacción con gasóleo a 9.000 con pelets y astillas. De paso, ha conseguido reducir su deuda a la mitad.

¿Y si un macroayuntamiento como el de Madrid hiciera lo mismo? Posiblemente conllevaría que su alcalde, Alberto Ruiz Gallardón, solucionaría parte de su galopante deuda a golpe de una energía limpia que crea riqueza, como la biomasa. Juan Carlos Álvarez, el alcalde de Coca, lo explicaba de forma meridiana: “con la incorporación de la biomasa forestal a las calefacciones de varios edificios municipales hemos conseguido reducir la deuda que teníamos en 2006 de 400 euros por habitante a 198 euros en 2008”.

La sucesión de llanura castellana y cultivos cerealistas no hace presagiar que, casi de sopetón, se alcen cerca de 10.000 hectáreas de pinares. De ahí el nombre de la comarca en la que se asienta Coca, llamada Tierra de Pinares. Los montes son comunales y del ayuntamiento, pero el procesamiento de la madera para destinarla a las calderas del pueblo lo hacen madereros privados. Algo que también cambiará, ya que desde el Ayuntamiento adelantan que con la futura compra de una maquina para hacer astillas se reducirá aún más la factura municipal.

Líder en calderas en Castilla y León

La apuesta empezó en 2003, con la sustitución de la caldera de gasóleo en el Ayuntamiento. “Con la biomasa se ha incrementado en cinco veces el espacio calentado, ha aumentado el confort y sin embargo el consumo ha bajado”, resume el alcalde, que pone sobre la mesa la diferencia de gasto en este edificio: de 14.082 euros con gasóleo a 1.935 con pelets y astillas. Al Ayuntamiento le siguieron el colegio público comarcal, un centro de educación para adultos, otro de actividades acuáticas, el parque de bomberos, el instituto de bachillerato y el centro forestal El Sequero. Solo entre los cuatro primeros edificios, incluido el del Consistorio, la factura ha pasado de 66.288 euros anuales a 9.110.

Más información: Energias-renovables.com

El próximo 24 de noviembre, la Cámara de Comercio Alemana para España invita a todos los profesionales del sector a asistir a la IV Jornada Hispano-Alemana de Bioenergía, en el Hotel NH Parque Avenidas de Madrid.

La inauguración correrá a cargo del Consejero de Agricultura y Medioambiente de la Embajada alemana en Madrid. La Consultora Ecofys y el Ciemat ofrecerán una visión actual del sector de la biomasa en ambos países. Mucho interés despertarán también las recomendaciones de Avebiom sobre nichos de mercado de la biomasa térmica. Precisamente este es el sector que estará representado por varios fabricantes alemanes de calderas de biomasa en la Jornada.

El Centro Alemán de Investigación sobre Biomasa (DBFZ en sus siglas en alemán) dará una conferencia sobre las aplicaciones novedosas de la biomasa eléctrica en Alemania y los resultados obtenidos a partir de un estudio sobre el potencial de la biomasa en Andalucía.

El prestigioso Centro Internacional de Biogás y Bioenergía (IBBK) abrirá el bloque de conferencias sobre biogás y cogeneración en Alemania. A continuación se encargará AINIA de presentar los últimos resultados del proyecto estratégico Probiogas y la empresa de ingeniería Inper cerrará la tarde con sus experiencias y su visión sobre el futuro del biogás en España.

Más información: Construible.es