«Las plantas nos dan de comer y nos ayudan a prevenir y a cuidar enfermedades, el gobierno debería mimar mucho más las investigaciones que se centran en conocer mejor a las plantas», así de claro se manifiesta Rafael Lozano, máximo representante de la política científica en agricultura a nivel nacional del Ministerio de Ciencia e Innovación.

Lozano estuvo ayer en la Estación Experimental del Zaidín (CSIC) para ofrecer una charla sobre el estado de la investigación agraria en España y las políticas que la rigen. Según el experto, las dos líneas de futuro en este ámbito son la genética aplicada y la biomasa. Sobre la primera de ellas explica que alterar genéticamente a las plantas es una fórmula muy eficaz para «hacer los cultivos tolerantes a plagas y a enfermedades y mejorar la calidad del producto final», además de para «conseguir elaborar sistemas de cultivo más sostenibles, con un menor consumo de agua y sin usar pesticidas o compuestos que contaminen el entorno», añade.

Por otro lado, el experto asegura que es imprescindible optimizar la producción de biomasa en el país para que ocupe el lugar que le pertenece como fuente renovable.

El investigador granadino relata que aunque la agricultura está muy desarrollada en España, «estamos en una situación ampliamente mejorable y nuestro país debería apoyar mucho más a estas investigaciones», un hecho que, según el experto, ya se ha producido en otros países como Holanda, Francia, Reino Unido o EE UU.

Lozano indica que el avance y el progreso de este sector pasa por tres pilares, el primero de ellos es la investigación básica, que consiste en el trabajo de base y que es esencial como punto de partida. El segundo es la investigación aplicada, es decir, buscar una manera de mejorar la productividad a partir de esa base. Y el tercero reside en conseguir una interacción efectiva entre poder público y privado para financiar dichos proyectos.

Más información: Ideal.es

Anuncios

El parque eólico mar adentro más grande del mundo, Horns Rev II, comenzó recientemente sus operaciones. El proyecto, situado en el Mar del Norte, consiste en 91 turbinas eólicas de Siemens para generar electricidad. El parque eólico tiene una potencia máxima de cerca de 210 megavatios (MW), lo suficiente para cubrir las necesidades de la electricidad de aproximadamente 200.000 hogares.

Cada una de las turbinas tiene una potencia promedio de 2.3 MW, pesa 300 toneladas y se levanta más de 100 metros sobre la superficie del agua. Cada una de las torres de 60 metros de alto posee tres aspas de 45 metros de longitud, que se mueven en el aire a 220 kilómetros por hora en días ventosos.

Las turbinas son fabricadas por Siemens en Dinamarca. Un aspecto particular y desafiante de las aspas del rotor es el hecho de que deben ser extremadamente flexibles y a la vez resistentes para soportar fuertes vientos. Para superar esta dificultad, Siemens utiliza un proceso patentado en el cual las aspas de rotor se hacen en una sola pieza con capas de madera balsa y fibra de vidrio que se encapsulan en la resina epóxica.

Así la lámina no tiene ninguna área potencialmente débil como empalmes o puntos de adherencia. Los rotores se diseñan para funcionar confiablemente por 20 años. Tal nivel de la confiabilidad es importante para las instalaciones costa afuera ya que el trabajo de mantenimiento es cerca de diez veces más costoso mar adentro que en parques eólicos en tierra. Como la energía solar, la energía eólica es una de las fuentes más prometedoras de energía renovable para el futuro. Los expertos estiman que la energía eólica generará 13 veces más electricidad en todo el mundo en 2030 que hoy, cubriendo cerca de un 8% del consumo total de electricidad.

Más información: Cpampa.com

Una de las escasas lecturas positivas que pueden hacerse de la crisis económica global se enmarca en el cuidado medioambiental. La industria ha logrado reducir un 17% los gases contaminantes que emite a la atmósfera durante el primer semestre de 2009, según las estadísticas del Observatorio de Cambio Climático coordinador por el profesor gallego Xavier Labandeira.

La disminución de la producción de cemento, derivada de la caída de la actividad en el sector de la construcción, y el auge de las energías renovables, como la solar y la eólica, que suben escalones en su carrera por alcanzar a los combustibles tradicionales, constituyen en la actualidad dos pilares básicos en la lucha contra los efectos del cambio climático.

“La energía y los procesos industriales, con un elevado peso de la producción de cemento, han generado desde el año 2000 un 97% de las emisiones nacionales de C02. De hecho, las emisiones estimadas para 2008 generadas por la quema de combustibles y el cemento fueron 50% mayores que las registradas en 1990; por lo que España se ubicaría 35 puntos por encima del objetivo definido en el Protocolo de Kioto”, según los datos del observatorio. El descenso de la construcción propició este año una reducción de la producción de clínker, de modo que las emisiones disminuyeron un 30%. En el sector eléctrico cayeron un 14% debido a la bajada de un 6,2% en la demanda de electricidad y el aumento en la participación relativa de la energía hidráulica y las de régimen especial.

Más información: Farodevigo.es

Una vez más, un nuevo foro ha desvelado las carencias de la bioenergía en España. Las conclusiones de la IV Jornada Hispano-Alemana de Bioenergía revelan el limitado grado de desarrollo y de incentivos públicos que sufre la biomasa en nuestro país, hasta el punto que se exporta biomasa que se beneficia de mayores incentivos en los lugares de destino.

El viernes concluyó la IV Jornada Hispano-Alemana de Bioenergía, organizada por la Cámara de Comercio Alemana para España, que supuso una nueva evidencia del retraso que lleva España en este materia, especialmente si se compara con países como Alemania, que volvió a mostrar las realidades políticas, económicas y ambientales que la hacen ser puntera en esta materia, en especial en el campo del biogás.

Christian Bobbert, consejero de Agricultura y Medio Ambiente de la Embajada de la República Federal de Alemania, dejó claro desde la inauguración que “la biomasa es hoy la única fuente de energía renovable que puede abastecer de calor, electricidad y carburantes de forma sostenible”. Poco tardó José María Martínez, de la Unidad de Biomasa del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat), en demostrar que en España, todavía, no se lleva a la práctica con rigor esta máxima.

Martínez lamentó que en España aún no hay un mercado potencial de la biomasa debido a que “las primas a la generación de electricidad mediante esta fuente de energía no la hacen viable económicamente”. Las conclusiones de la jornada inciden además en que se da la paradoja de que, aunque somos un país muy dependiente energéticamente, la mayoría de la biomasa se exporta a Europa, sobre todo a Italia y Reino Unido, debido a que allí las primas para la generación eléctrica son más altas, y por lo tanto, pueden pagar un precio mayor.

Más información: Energias-renovables.com

Gas Natural, la empresa catalana que acaba de completar la adquisición de Unión Fenosa, apostará en el futuro por acercar la producción eléctrica a los centros de consumo, en detrimento de los grandes territorios generadores de energía, entre los cuales en el sistema peninsular destaca Galicia. La compañía que preside Salvador Gabarró defendió esta tesis en un congreso celebrado esta semana en Madrid, en el que se analizaron modelos alternativos de generación eléctrica que atiendan con mayor calidad, seguridad y eficacia las necesidades de los usuarios, para lo que se considera necesaria una mayor cercanía con el consumidor final.

La eléctrica de origen gallego presentó en el congreso sus proyectos de cogeneración, microgeneración y gestión energética. Según recordó la propia Gas Natural, actualmente «la electricidad, como forma de energía más útil, se produce en grandes instalaciones, partiendo de diversas fuentes de energía que son transformadas para el transporte hasta su consumo final». Frente a este «modelo tradicional e ineficiente -continúa la empresa-, surge otro en el que la generación de energía se acerca al consumidor». Esta alternativa «es la generación distribuida: la generación, almacenamiento y administración de los recursos energéticos en los lugares de consumo, para satisfacer las necesidades de los usuarios con mayor calidad».

Esta aproximación de la producción al usuario final se puede hacer, según Gas Natural, «con tecnologías convencionales, como la cogeneración, o con aquellas que incorporan energías renovables, como la fotovoltaica, la eólica, la termoeléctrica, el aprovechamiento de residuos a través del biogás o la geotérmica».

Más información: Lavozdegalicia.es

El presidente de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), José Donoso, defendió hoy la contribución de la energía eólica a la riqueza nacional y aseguró que, entre enero y agosto, esta fuente de generación produjo el 45% de la energía renovable, pero sólo recibió el 24% de las primas destinadas al régimen especial.

Durante su participación en un encuentro sectorial organizado por el Club Español de la Energía (Enerclub), Donoso sostuvo que la eólica es una fuente “madura” que “ha creado un sector propio”, por lo que pidió que en los análisis económicos críticos con las renovables se tenga en cuenta su aportación.

Según los datos ofrecidos por Donoso, elaborados por la Comisión Nacional de la Energía (CNE), la relación entre contribución y primas de la eólica contrasta de forma significativa con la de la solar, que hasta agosto produjo el 8% de la energía renovable e ingresó el 46% de los incentivos.

Mientras, la cogeneración produjo el 27% de la electricidad de fuentes renovables y recibió el 17% de las primas, frente a la hidráulica, que obtuvo el 4% de las primas tras producir el 8% de las renovables.

Más información: Ienergias.com

El conseller de Economía y Finanzas, Antoni Castells, y el presidente de REE, Luis Atienza, han firmado un protocolo de coordinación de actuaciones para favorecer la integración de las energías renovables.

El documento prevé diferentes medidas entre la Generalitat y REE con el fin de garantizar el suministro eléctrico en Cataluña y “dar cumplimiento a los objetivos en materia de energías renovables del Plan de la Energía de Cataluña 2006-2015”, según la Generalitat.

De acuerdo con el convenio, la Generalitat coordinará con REE la tramitación de los procedimientos de acceso y conexión a la red eléctrica de la generación acogida al Régimen Especial (eólica, fotovoltaica, cogeneración y biomasa).

En este punto de garantía de suministro también se incluye la línea de Muy Alta Tensión (MAT) que debe cruzar la provincia de Gerona e interconectar con Francia. Las obras entre Vic y Bescanó avanzan con normalidad, y este tramo empezará a funcionar en 2010. Toda la infraestructura hasta Francia entrará en servicio entre finales de 2013 y principios de 2014.

El Govern añadió que el convenio firmado hoy servirá de marco para desarrollar el decreto que regula la implantación de parques eólicos e instalaciones fotovoltaicas en Cataluña, aprobado el 22 de septiembre.

REE prevé una inversión de 1.450 millones de euros en Cataluña hasta 2015 para “lograr un sistema más seguro, limpio y competitivo” y contrarrestar el retraso histórico.

Más información: Evwind.es