Según el informe expuesto en la reunión, el 62% de esta cantidad, 660 millones de euros, corresponde a las compras realizadas en la Comunidad, 230 millones de euros a las inversiones de Iberdrola en energías renovables, distribución, generación y en el negocio inmobiliario y un 10% al impacto fiscal.

La empresa ha destinado el 88% de la cifra de compras, lo que supone 580 millones de euros, a suministradores de obras y servicios y otros 78 millones a la adquisición de materiales.

Iberdrola ha destinado también 144 millones de euros al área de las renovables durante el pasado ejercicio, con inversiones entre las que destaca la puesta en marcha de seis parques eólicos en las provincias de León y Soria, que suman una potencia de 186 megavatios y gracias a los cuales se han alcanzado los 1.167,11 megavatios renovables, un 19% más que al cierre de 2008.

En la actualidad, la compañía está construyendo otros seis parques eólicos en Castilla y León y ampliando uno, proyectos que añadirán cerca de 180 megavatios de potencia y que suponen la creación de alrededor de 478 nuevos empleos.

Con la puesta en marcha de estas nuevas instalaciones eólicas, la empresa eléctrica pretende alcanzar una potencia instalada de 1.269 megavatios eólicos y más de 1.350 megavatios renovables en la comunidad, reduciendo las emisiones de CO2 a la atmósfera en unos 2,3 millones de toneladas.

Ignacio Galán ha repasado la evolución de la compañía eléctrica durante el pasado año en Castilla y León, con una producción eléctrica que alcanzó los 10.082 gigavatios hora.

La demanda de electricidad hasta diciembre de 2009 en Castilla y León ha caído un 1,6%, sobre todo por el descenso de la actividad industrial, lo que supone 11.363 millones de kilovatios hora frente a los 11.528 distribuidos en 2008.

Iberdrola cuenta en este momento con casi 5.573 megavatios de potencia instalada en Castilla y León, donde cuenta con 1,5 millones de clientes y 1.250 empleados.

Más Información:abc

Las energías renovables serán unos de los pilares del futuro desarrollo sostenible mundial. De ellas, la energía solar será una de las que tenga más recorrido y Andalucía no sólo tiene mucho sol —también lo hay en muchas zonas del mundo— sino que cuenta con lo más importante, la tecnología necesaria para aprovecharla, gracias a programas públicos, como la Plataforma Solar de Almería, y a la iniciativa privada, como la apuesta de Abengoa. En estos momentos, Andalucía cuenta con una potencia de 131 mW en funcionamiento, pero ya hay otros 517 en construcción y 50 mW a la espera de ser conectados a la red, lo que permitirá dar energía a un millón de andaluces. Además el Ministerio de Industria ha aprobado ya la construcción de otras 18 plantas termosolares en Andalucía hasta 2013 que tendrán una potencia de 866 mW, convirtiéndola en indiscutible región líder en Europa. Cada una de esas plantas requiere una inversión media de 250 millones de euros, así que hagan cuentas. Pero hay más, la UE ultima un programa denominado Plan Solar Mediterráneo que prevé instalar 20.000 mW en la ribera sur del Mediterráneo, mediante acuerdos con los países del Norte de África. Los empresarios españoles ya han advertido esta semana que supone una oportunidad de oro para que Andalucía lider este programa europeo.

Más Información:abcdesevilla

El sistema eléctrico español es capaz de asumir unos 10 millones de coches eléctricos, siempre que la recarga se haga de forma lenta y por las noches. Son las cifras que maneja el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, que adiverte de que cuantos más agentes se involucren en la cadena “más caro será el producto”.

Para el presidente de Iberdrola, que ha intervenido en la reunión informal de Competitividad de la Unión Europea, el vehículo eléctrico debe jugar un papel esencial dentro de la política energética comunitaria, ya que puede contribuir a alcanzar los objetivos fijados por la Comisión Europea para 2020: reducción de emisiones en un 20 por ciento; 20 por ciento de generación eléctrica renovable e incremento de la eficiencia en un 20 por ciento.

Sánchez Galán, en su intervención ante los ministros de Industria, ha recalcado que el coche eléctrico es “la alternativa más fiable para incrementar la seguridad del suministro, fomentar la sostenibilidad y optimizar la competitividad”. Aunque se han producido “numerosos avances” en esta tecnología, aún queda “mucho camino por recorrer” en algunos aspectos como los relacionados con las baterías y los puntos de recarga, así como la regulación.

En este sentido, Galán ha opinado que una de las cuestiones más importantes a tener en cuenta para lograr la implantación masiva del coche eléctrico es el impacto que éste tendrá en las redes de distribución eléctrica. Actualmente, el sistema eléctrico español es capaz de asumir unos 10 millones de coches eléctricos, siempre que la recarga se haga de forma lenta y por las noches, período en el que la demanda es más baja, lo que, además, “ayudará a aumentar la penetración de las energías renovables y garantizará un coste más competitivo de la energía”, según el presidente de Iberdrola.

Implantación progresiva

Las estaciones de carga deberían desarrollarse de forma paulatina, según las necesidades del parque automovilístico. El ejecutivo ha apostado por que los primeros puntos se instalen en los garajes privados, que “ofrecen seguridad”, y que más adelante se implanten las estaciones públicas, “adecuadas para cargas más rápidas pero que requerirán más inversiones”.

El presidente de Iberdrola ha destacado que el nuevo modelo de movilidad eléctrica que “se avecina” debe garantizar el total acceso a la recarga al precio más competitivo y ha afirmado que las compañías eléctricas pueden aportar soluciones “sencillas y eficientes, sin necesidad de realizar grandes inversiones”.

Más Información:expansion

Iberdrola es uno de los principales socios del nodo especializado en la investigación e innovación de las energías renovables dentro de la plataforma Innoenergy, perteneciente al Instituto Europeo de la Innovación y la Tecnología (EIT).

Esta plataforma, que se articula en torno a cinco nodos, cuenta con un presupuesto de más de 440 millones de euros para el impulso de la I+D+i durante los próximos tres años, indica en una nota la eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán.

En concreto, Iberdrola llevará a cabo su actividad dentro del nodo ibérico, que tiene su sede en Barcelona y está dedicado a las fuentes limpias de generación de energía. La empresa trabajará con instituciones como la UPC, Esade, Ciemat, IREC y Gas Natural.

La plataforma europea Innoenergy cuenta con cinco nodos más en los que Iberdrola colabora con otros 35 socios, como el Royal Institute of Technology de Estocolmo, EDP, EDF, ABB, Vattenfall, Areva, CEA, Tecnalia, Alstom Ecotècnia o Agbar.

La misión de estos grupos es llevar a cabo nuevas iniciativas en las áreas de redes eléctricas inteligentes, eficiencia energética, carbón limpio, nuevos combustibles y nuevas aplicaciones de la energía nuclear.

El papel de Iberdrola en este proyecto europeo se centrará en aportar su ‘know how’ y experiencia en el sector energético, especialmente en las energías renovables, donde cuenta con una posición de liderazgo en potencia instalada, con 10.477 megavatios (MW) al cierre de septiembre de 2009.

Entre los objetivos que se ha fijado Innoenergy figuran la generación de nuevas patentes y productos para el mercado y la creación de empresas. Asimismo, pretende incrementar el número y la calidad de profesionales dedicados a las energías renovables.

Según el Informe de Innovación de Iberdrola correspondiente al periodo 2007-2008, en el que recoge los principales proyectos y los hitos más destacados del grupo, la empresa ha destinado 138 millones de euros a esta área durante esos dos años.

Más Información:finanzas

Con el viento a favor. Este podría ser el resumen del pasado año en cuanto a producción de energía, ya que el 27% de la producción se originó gracias a las renovables, según los datos facilitados ayer por la Comisión Nacional de la Energía (CNE). Esta cifra supone cinco puntos más que el año anterior, cuando se quedó en un 23%. Y está muy cerca del objetivo fijado por el Plan de Energías Renovables, que persigue alcanzar el 30% en el año 2010. Por otro lado, el organismo presidido por María Teresa Costa explicó que el pasado 14 de enero se alcanzó un récord histórico instantáneo de potencia eólica, con 11.693 megavatios (MW). Además, este organismo explicó ayer a través de su boletín oficial que se produjo un incidente el pasado 1 de enero, lo que que obligó a reducir en 4.000 megavatios la producción eólica por una orden de parada o desacoplamiento al sistema.

Más Información:La Varguandia

“Su utilización, en comparación con cualquier combustible fósil, genera más empleo, aumenta la recaudación en cotizaciones y tributaria, disminuye el déficit exterior y suministra energía al cliente final a precios inferiores”. Así de contundente se muestra la Asociación Nacional de Empresas Forestales (Asemfo) en un informe que sirve de aportación de la patronal forestal al nuevo Plan de Energías Renovables actualmente en elaboración.

Si se tienen en cuenta todas las ventajas laborales y económicas enunciadas, no es de extrañar que en Asemfo afirmen que tienen una salida ecológicamente sostenible a la crisis: “la biomasa forestal primaria, la que se extrae de nuestros montes y bosques”. Según la principal conclusión de un estudio financiado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio en el que se analizan las “posibilidades, necesidades y expectativas” del sector, Asemfo considera que “la biomasa forestal genera más empleo y suministra energía más barata y limpia que el gas y el gasóleo”.

El documento subraya que es “muy alta la actual disponibilidad de biomasa forestal primaria en nuestros montes para destinos energéticos. Puede estimarse en más de 10 millones de toneladas/año (con el 25% de humedad) las necesarias para mantener un nivel de gestión silvícola razonable, totalmente compatible con la mejora de nuestras masas”.

 

10.000 puestos de trabajo directos en el monte

Otro de los cálculos que se hacen en el estudio es que “la utilización de esta biomasa se autofinancia en precios de 15-20 euros megavatio hora (MWh) y genera unos 10.000 puestos de trabajo directos en el monte”. Sin embargo, puntualizan que alcanzar este nivel de utilización requiere fomentar los usos térmicos y eléctricos. Para Asemfo, a pesar de su demostrada eficiencia como fuente de energía térmica, ésta “no ha tenido ningún tipo de apoyo significativo durante el actual PER 2005-2010”. Pero recuerda que el enfoque de contabilización de energía final de la nueva directiva de renovables obliga a España a hacer un especial esfuerzo en su utilización para usos térmicos. “Y fomentarla como fuente primaria de energía eléctrica”, apostillan.

Asemfo aprovecha para pedir al Gobierno que “desarrolle un mercado amplio y transparente de la biomasa forestal basado en criterios económicos, ecológicos y sociales” e insiste en sus ventajas “sostenibles”: combustible de fácil gestión, puede utilizarse en el momento y en el lugar en que se demande energía; no es un producto tóxico ni peligroso; crea empleo rural directo e indirecto; su utilización es idónea a pequeña escala en instalaciones con sistemas de limpieza de humos poco sofisticados; y el sector está en condiciones de recoger la biomasa forestal de la manera más eficiente posible.

Por último, y en comparación con otros biocombustibles, el informe recalca también otras ventajas, como que la combustión no produce en cantidad significativa elementos corrosivos (cloro en la biomasa herbácea) o tóxicos (productos de combustión de pinturas y colas en la biomasa recuperada o RSU).

Igualmente, reconocen que al tener un porcentaje de humedad variable y en algunos casos elevado, su capacidad calorífica puede ser menor que otras biomasas sólidas, característica que facilita su gestión a empresas de servicios que suministran energía térmica en contador. Para finalizar, afirman que sus costes de extracción son algo superiores que los de la paja, cáscara o hueso, pero muy inferiores al del gas natural y el gasóleo.

Más información: Energías Renovables

«Las plantas nos dan de comer y nos ayudan a prevenir y a cuidar enfermedades, el gobierno debería mimar mucho más las investigaciones que se centran en conocer mejor a las plantas», así de claro se manifiesta Rafael Lozano, máximo representante de la política científica en agricultura a nivel nacional del Ministerio de Ciencia e Innovación.

Lozano estuvo ayer en la Estación Experimental del Zaidín (CSIC) para ofrecer una charla sobre el estado de la investigación agraria en España y las políticas que la rigen. Según el experto, las dos líneas de futuro en este ámbito son la genética aplicada y la biomasa. Sobre la primera de ellas explica que alterar genéticamente a las plantas es una fórmula muy eficaz para «hacer los cultivos tolerantes a plagas y a enfermedades y mejorar la calidad del producto final», además de para «conseguir elaborar sistemas de cultivo más sostenibles, con un menor consumo de agua y sin usar pesticidas o compuestos que contaminen el entorno», añade.

Por otro lado, el experto asegura que es imprescindible optimizar la producción de biomasa en el país para que ocupe el lugar que le pertenece como fuente renovable.

El investigador granadino relata que aunque la agricultura está muy desarrollada en España, «estamos en una situación ampliamente mejorable y nuestro país debería apoyar mucho más a estas investigaciones», un hecho que, según el experto, ya se ha producido en otros países como Holanda, Francia, Reino Unido o EE UU.

Lozano indica que el avance y el progreso de este sector pasa por tres pilares, el primero de ellos es la investigación básica, que consiste en el trabajo de base y que es esencial como punto de partida. El segundo es la investigación aplicada, es decir, buscar una manera de mejorar la productividad a partir de esa base. Y el tercero reside en conseguir una interacción efectiva entre poder público y privado para financiar dichos proyectos.

Más información: Ideal.es