El consejero delegado de Gas Natural Fenosa, Rafael Villaseca, cifró hoy en 150.000 millones de euros las subvenciones a las energías renovables que tendrán que pagar los consumidores españoles en los próximos 10 años, por lo que pidió un cambio “urgente” en el marco regulatorio actual.

“La situación del sector eléctrico no es sostenible y requiere, con una cierta urgencia, cambios de profundidad que ya no admiten más demora y necesitan un tratamiento en profundidad” afirmó Villaseca durante su intervención en el curso ‘Tres décadas de economía española’ organizado por la Universidad Menéndez Pelayo (UIMP) y la Asociación de Periodistas de Información Económica (Apie).

Villaseca advirtió de que las primas a las energías renovables han aumentado en un 400% en los últimos cinco años y que esa es la “clave” de que el déficit de tarifa haya pasado de 1.400 millones en 2004 a los cerca de 20.000 millones de euros actuales. El consejero delegado de Gas Natural Fenosa alertó de que si el Gobierno no cambia su política respecto a las primas renovables, en una década “habrá desaparecido el mercado energético” en España, ya que toda la energía que se genere será de obligado consumo.

Más Información:expansion

Los hogares españoles tienen un potencial de ahorro de 17.168 gigavatios a la hora (GWh). Esta cifra, incomprensible para la mayoría, implica que las viviendas podrían iluminarse todo un año con lo que gastan de más ahora. O lo que es lo mismo, los españoles podrían ahorrarse en conjunto 1.500 millones de euros en energía de sus consumos domésticos, según el Quinto Índice de Eficiencia Energética 2009 elaborado por Gas Natural y presentado ayer en Madrid.

Este ahorro sería equivalente a retirar 216.985 automóviles de la carretera y eliminar 5,2 millones de toneladas de CO2 de la atmósfera. El potencial de ahorro de las viviendas es de un 8,78% en 2009. En 2004, primera edición del Índice, era del 12%. El responsable del centro de Eficiencia Energética de Gas Natural, José J. Guerra, recalcó que este potencial de ahorro no implica “que se derroche la energía” sino que “hay margen para reducir el consumo energético a través de hábitos positivos de eficiencia”.

Pese a estas variables positivas, a que se ha ido mejorando poco a poco con los años y a que, en un entorno de crisis, los ahorros son muy relevantes, los hogares españoles no se muestran más ahorradores ni más eficientes en el consumo de energía. De hecho, el estudio atribuye una nota de eficiencia a las casas este año es un 6,49, mientras que la del año pasado era un 6,5. Es la primera vez que desciende desde que se empezó a elaborar el informe en 2004.

Guerra señaló que este “estancamiento” supone una “señal de alarma”. “A pesar de las actuales condiciones medioambientales, el 52% no considera que el ahorro sea importante” y “la cultura energética ha disminuido”, lamentó. El directivo alertó de que esta actitud provenga de “cierta saturación ante un exceso de campañas de ahorro de energía”.

El estudio revela además que, por primera vez en cinco años, disminuyó la preocupación medioambiental de los usuarios, una circunstancia que Guerra calificó de “preocupante”. El responsable confió, sin embargo, que esta reducción se deba a que los ciudadanos están más preocupados en otras cuestiones relacionadas con la crisis.

Así, mientras en 2008 el 84% de los encuestados decía estar “muy o bastante preocupado por el medio ambiente”, en 2009 la proporción bajó al 79%.

Guerra apuntó que, entre las razones que podrían explicar este estancamiento, se encuentran también “la falta de información práctica sobre cómo ahorrar energía y la escasez de recursos para invertir en la compra de equipos más eficientes”. De hecho, un 30% de los más de 3.800 entrevistados para este índice “dijeron desconocer cuál es su consumo eléctrico”.

Como en ediciones anteriores, los responsables de las tareas domésticas con una edad comprendida entre 35 y 49 años y que, además, trabajan fuera de casa, son los más eficientes.

Más Información:cincodias

En septiembre de 2009, Gas Natural Unión Fenosa celebraba en A Coruña el primer consejo de la gasista lejos de Cataluña. Bajo el brazo, su presidente, Salvador Gabarró, traía distintos compromisos, entre ellos la promesa de una inversión de 300 millones de euros en Galicia. En la presentación de resultados en Madrid, con doble bypass por videoconferencia con Barcelona y A Coruña, el consejero delegado, Rafael Villaseca, señaló que algunas inversiones, como las que corresponden a la red gasista y eléctrica, ya se están ejecutando. Para el resto, dio a entender que parte se vincula a los megavatios que pueda recibir el grupo en el próximo reparto eólico de 2.300 MW que, a partir de marzo, pondrá sobre la mesa la Xunta.

“Estudiaremos las condiciones del nuevo concurso”, señaló Villaseca. “Vamos a ver si tenemos suerte con la nueva asignación de potencia, nuestra ambición es grande y podemos tener muchos proyectos en los que invertir”, sentenció, incluso para superar esos 300 millones. Esa ansia por crecer en la eólica de la comunidad contrasta, sin embargo, con otro mensaje: “hay que incluir en la ecuación del desarrollo energético el factor de la sostenibilidad económica”, no solo medioambiental.

Detalló que “el 28% de la electricidad se cubrió de media en 2009 con fuentes renovables más hidráulica, y en enero se alcanza el 35%”, un “buen punto de partida”. Pero avisa: “la eólica es el doble de cara que la energía convencional, y la solar, hasta diez veces”. Ese sobrecoste, avisó, “acabará trasladándose a los consumidores”, por lo que pidió replantear todo el modelo energético. Con un calendario “menos agresivo” en la integración de renovables al sistema, se podría “conseguir un precio más competitivo de la energía”.

Otro factor de interés para Galicia es el futuro de la central Sabón, pues podría entrar en el paquete de 2.000 MW en ciclos combinados en los que ha de desinvertir. “No tenemos tomada una resolución”, avisa, aunque cuentan con ofertas encima de la mesa. En cuanto a su 49% en Sogama, mantendrán la participación mano a mano con la Xunta, mientras que seguirán con su 21% en Reganosa, que espera sirva como “puerta de entrada” al difícil mercado portugués. Y sobre su proyecto de generar energía con biomasa forestal en Meirama, “este verano estará listo el estudio” que detallará si resulta viable.

El año pasado estuvo lleno de vaivenes, con una fuerte caída en demanda y precios, pero Gas Natural Unión Fenosa lo cerró con 1.195 millones en ganancias, un 13,1% más. Su Ebitda consolidado alcanzó 3.937 millones, un 53,5% más que el año anterior. Y en este arranque de 2010, al menos el consumo eléctrico ya no se despeña, y el de gas se recupera. Se ve ya alguna luz.

Villaseca explicó que ambas marcas conviven, no borra Fenosa. Las sinergias de la fusión a partir de 2011 superan las previstas, 260 millones en costes y 90 en ingresos. En 2009 su negocio alcanzó 14.879 millones, un 9,9% más, y la deuda, que tocó 20.916 millones tras comprar la eléctrica, baja tras unas desinversiones por 3.600 millones.

Ángel Bernardo Tahoces, centro, reclamó ayer en Madrid rodeado de profesionales del sector un marco regulatorio estable para todos los implicados en el desarrollo renovable como única vía para evitar las disfunciones existentes y “fijar así industria y generar empleo”

Más Información:elcorreogallego

La multinacional energética española se integra dentro del grupo de trabajo InnoEnergy, que liderará la sostenibilidad energética europea, y que ha sido uno de los tres primeros seleccionados por el EIT para el inicio de su actividad.

El Consejo de Gobierno del Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT) ha designado en Budapest las tres primeras Comunidades de Conocimiento e Innovación (KIC, por sus siglas en inglés), entre las que se encuentra Innoenergy, en la que participa Gas NATURAL.

El EIT, auspiciado por la Comisión Europea, jugará un papel clave en la competitividad y el crecimiento sostenible de Europa, a través del desarrollo de innovación que genere un impacto positivo en la economía y la sociedad europeas. Para ello, el EIT se nutrirá de la capacidad innovadora de algunas de las más reputadas instituciones del continente, como universidades, centros de investigación, y empresas punteras en sus sectores, entre las que se encuentra GAS NATURAL.

Innoenergy, la Comunidad de Conocimiento e Innovación en la que participa GAS NATURAL, está dedicada a la innovación e investigación energética y nace como una alianza entre instituciones educativas, de investigación e industriales, que han colaborado en la definición de una estrategia común que incida en los aspectos más necesarios de la innovación en Europa. La iniciativa pretende convertirse en el motor de la innovación en el campo de la energía sostenible.

Esta nueva Comunidad de Conocimiento e Innovación se estructura a través de una entidad centralizada y distintos grupos de trabajo denominados “nodos de conocimiento”, entre los que se encuentra el nodo Iberia, ubicado en Barcelona, en el que GAS NATURAL tendrá un papel relevante.

Más información: Construible.es

Las eléctricas echan chispas con las propuestas de la Comisión Nacional de la Energía (CNE). La última recomendación del organismo se centra en rebajar la remuneración de las eléctricas, a quienes se les recompensa por invertir en la red para que sea lo más segura posible y reducir la posibilidad de apagones o fallos.

Pero lo que más ha crispado al sector es que el regulador pide revisar la remuneración ya aprobada para 2009 por debajo de la previsión oficial. La batalla está servida y ahora estas compañías amenazan con frenar sus inversiones.

Las alegaciones de los grupos energéticos a través de la patronal Unesa, a las que ha tenido acceso elEconomista, critican que la CNE ha fijado una remuneración para 2010 similar a la de este año y ha reducido la prevista para 2009 por la propia institución de entre 4.746 y 5.031 millones hasta los 4.342 millones, lo que afectaría al balance de estas empresas que ya se han apuntado en sus cuentas su retribución correspondiente que en el peor de los casos iba a ser de 4.416 millones de euros.

Fórmula provisional

Además, las compañías apuntan que la metodología que defiende la CNE está “alejada de la realidad y de los planes previstos”. Estas empresas aprovechan sus alegaciones para hacer una propuesta sectorial planteada por Unesa, que opta por una fórmula provisional, en tanto se estudian los nuevos modelos.

Las eléctricas insisten en que esta reducción ha causado “una incertidumbre regulatoria sin precedentes, que hace imposible mantener los planes presentados para los próximos años”.

Las compañías esgrimen sus argumentos y apuntan que la suspensión de las inversiones previstas “agudizará la crisis del sector y la extenderá a las empresas de servicios y fabricantes de bienes de equipo”. También señalan que “supone perder la oportunidad de mejorar la calidad de suministro, con inversiones eficientes que generen empleo de alta cualificación y con un carácter local”.

Una red española menos eficiente

Iberdrola, Endesa,E.ON, GasNatural, entre otras, aseguran que para que un consumidor tenga una calidad de servicio similar a la de un francés -es decir, un 70% mejor- sería necesario duplicar la retribución. En la misma línea, si se quiere igualar con un cliente de Reino Unido, para conseguir un suministro dos veces más fiable, se debería incrementar la retribución en un 50%.

Las reivindicaciones de estas empresas señalan que los nuevos planteamientos energéticos exigirán a corto plazo una red más mallada y el desarrollo y la implantación de redes inteligentes, capaces de integrar de manera dinámica las acciones tanto de los consumidores -con sus futuros contadores inteligentes- como de los generadores.

Por ello, las eléctricas han solicitado a al organismo que preside Maite Costa que confíe en los planes de inversión presentados a las distintas administraciones.

Ha sido tal la crispación generada en el sector, que la CNE se ha replanteado su postura. En un informe publicado esta semana, la Comisión propone que se restablezca las retribuciones iniciales previstas para 2009 y 2010, al entender que la nueva propuesta adolece de una gran “complejidad” puesto que se negocia sobre las inversiones ya hechas y a pasado, cuando debería realizarse sobre las inversiones previstas.

Más información: El Econ0mista

El consumo de electricidad cayó un 4,3% en 2009 en comparación con un año atrás, hasta los 255.721 megavatios por hora (MWh). Este retroceso, según la patronal del sector, Unesa, es una consecuencia de la crisis económica y representa el mayor descenso desde 1959, año en el que comenzó a elaborarse la estadística.

Se trata además del tercer ejercicio en estos 50 años en el que se contrae el consumo eléctrico neto. Los dos anteriores fueron 1993 y 2008, con reducciones del 0,3% y el 0,2%, respectivamente. En 2008, también se produjo una bajada del 0,2%. Ambos datos contrastan con los crecimientos anuales de entre el 2,7% y el 7,1% registrados durante el resto de la década.

La producción eléctrica también disminuyó, en un 5,1%, hasta los 300.684 millones de kilovatios por hora (kwh) y, en paralelo, las emisiones de C02 se recortaron en un 17%. En cuanto a las fuentes de producción, destaca la caída del 10,5% registrada en la nuclear y los descensos del 23,7% y el 9,1%, respectivamente, en las derivadas del carbón y el gas natural.

En el caso de la nuclear, Unesa ha atribuído el descenso a las paradas para realizar recarga de combustible, “que en algunos casos se ha prolongado más de lo habitual para tareas de aumento de potencia o la incorporación de nuevos sistemas”.

Avanzan las fuentes renovables:

En el sentido contrario, sobresale el incremento del 15,3% en la energía generada con fuentes renovables y el aumento del 8,4% que se anotó la hidroeléctrica.

Así, en 2009 las renovables produjeron el 18% del total de electricidad generada en España, el mismo porcentaje que la nuclear, con lo que las dos se colocan como segunda fuente de generación por detrás del gas natural, con un 36%. La producción a partir de carbón generó un 13% de la electricidad total, las instalaciones hidroeléctricas un 9% y los productos petrolíferos, el 6% restante.

Se reduce la inversión:

Este contexto de crisis económica (caída de la demanda, reducción del precio de las materias primas y aumento de la hidraulicidad) ha provocado que el precio medio ponderado de la electricidad en el mercado de producción disminuyera un 37% en comparación con el año anterior.

Con todo, durante 2009 las empresas integradas en Unesa -Iberdrola, Endesa, HC Energía, Unión Fenosa y E.ON- realizaron inversiones en activos eléctricos situados en España por importe de 5.630 millones de euros, cifra un 19% inferior a 2008.

Las inversiones en equipos de generación se contrajeron un 34%, hasta los 2.850 millones. La patronal ha subrayado que no se trata de la anulación de programas de inversiones, sino de “adaptación sus tiempos de ejecución a las necesidades del servicio”.

Por contra, la inversión relacionada con la actividad de distribución creció un 6,5%, hasta sumar 2.780 millones de euros, “con el fin de responder a las necesidades que en cada momento plantea la garantía y seguridad del suministro”, ha destacado Unesa.

Según datos de la patronal, las eléctricas destinaron a inversiones el 61,2% de los recursos obtenidos por su actividad en el mercado doméstico. No obstante, el déficit de tarifa supuso casi el 44% de los flujos de caja generados por las eléctricas.

Con todo, las empresas del sector incrementaron su deuda financiera en un total de 4.000 millones de euros para acometer el proceso inversor, pero también para atender a sus necesidades financieras.

Más información: El Mundo

“Su utilización, en comparación con cualquier combustible fósil, genera más empleo, aumenta la recaudación en cotizaciones y tributaria, disminuye el déficit exterior y suministra energía al cliente final a precios inferiores”. Así de contundente se muestra la Asociación Nacional de Empresas Forestales (Asemfo) en un informe que sirve de aportación de la patronal forestal al nuevo Plan de Energías Renovables actualmente en elaboración.

Si se tienen en cuenta todas las ventajas laborales y económicas enunciadas, no es de extrañar que en Asemfo afirmen que tienen una salida ecológicamente sostenible a la crisis: “la biomasa forestal primaria, la que se extrae de nuestros montes y bosques”. Según la principal conclusión de un estudio financiado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio en el que se analizan las “posibilidades, necesidades y expectativas” del sector, Asemfo considera que “la biomasa forestal genera más empleo y suministra energía más barata y limpia que el gas y el gasóleo”.

El documento subraya que es “muy alta la actual disponibilidad de biomasa forestal primaria en nuestros montes para destinos energéticos. Puede estimarse en más de 10 millones de toneladas/año (con el 25% de humedad) las necesarias para mantener un nivel de gestión silvícola razonable, totalmente compatible con la mejora de nuestras masas”.

 

10.000 puestos de trabajo directos en el monte

Otro de los cálculos que se hacen en el estudio es que “la utilización de esta biomasa se autofinancia en precios de 15-20 euros megavatio hora (MWh) y genera unos 10.000 puestos de trabajo directos en el monte”. Sin embargo, puntualizan que alcanzar este nivel de utilización requiere fomentar los usos térmicos y eléctricos. Para Asemfo, a pesar de su demostrada eficiencia como fuente de energía térmica, ésta “no ha tenido ningún tipo de apoyo significativo durante el actual PER 2005-2010”. Pero recuerda que el enfoque de contabilización de energía final de la nueva directiva de renovables obliga a España a hacer un especial esfuerzo en su utilización para usos térmicos. “Y fomentarla como fuente primaria de energía eléctrica”, apostillan.

Asemfo aprovecha para pedir al Gobierno que “desarrolle un mercado amplio y transparente de la biomasa forestal basado en criterios económicos, ecológicos y sociales” e insiste en sus ventajas “sostenibles”: combustible de fácil gestión, puede utilizarse en el momento y en el lugar en que se demande energía; no es un producto tóxico ni peligroso; crea empleo rural directo e indirecto; su utilización es idónea a pequeña escala en instalaciones con sistemas de limpieza de humos poco sofisticados; y el sector está en condiciones de recoger la biomasa forestal de la manera más eficiente posible.

Por último, y en comparación con otros biocombustibles, el informe recalca también otras ventajas, como que la combustión no produce en cantidad significativa elementos corrosivos (cloro en la biomasa herbácea) o tóxicos (productos de combustión de pinturas y colas en la biomasa recuperada o RSU).

Igualmente, reconocen que al tener un porcentaje de humedad variable y en algunos casos elevado, su capacidad calorífica puede ser menor que otras biomasas sólidas, característica que facilita su gestión a empresas de servicios que suministran energía térmica en contador. Para finalizar, afirman que sus costes de extracción son algo superiores que los de la paja, cáscara o hueso, pero muy inferiores al del gas natural y el gasóleo.

Más información: Energías Renovables