Las principales empresas eléctricas españolas, englobadas en la patronal Unesa, realizaron inversiones en activos eléctricos situados en España durante 2009 por valor de 5.630 millones de euros, cifra un 19% inferior a la del año precedente.

Para acometer este proceso inversor, además de sus necesidades financieras, las empresas tuvieron que recurrir al incremento de su deuda financiera en casi 4.000 millones de euros.

Así se desprende del “Avance estadístico: La industria eléctrica 2009” elaborado por esta organización, que integra a Endesa, Iberdrola, Gas Natural-Unión Fenosa, HC Energía y E.On.

El documento constata que las inversiones en equipo generador disminuyeron un 34% en 2009, situándose en 2.850 millones de euros. Por su parte, las inversiones en la mejora y ampliación de las líneas relacionadas con la actividad de distribución aumentaron un 6,5%, hasta situarse en 2.780 millones de euros.

Durante el ejercicio pasado, las compañías integrantes de Unesa destinaron el 61,2% de los recursos generados por las actividades eléctricas nacionales al proceso inversor en curso.

A finales de año, el equipo generador convencional de las empresas de Unesa sumaba una potencia total de 66.840 megavatios (MW). La potencia de nueva incorporación ascendió a 729 MW. El déficit de tarifa eléctrica (la diferencia entre el coste de producir la electricidad y lo que el consumidor paga por ella) supuso el 44% de los flujos de caja generadas por estos grupos.

El ejercicio 2009 estuvo marcado por la reducción de la demanda de electricidad del 4,3%, situación “acorde con la ralentización de la economía”, según el informe. La caída de la demanda, junto con la reducción del precio de las materias primas energéticas y el aumento de la hidraulicidad, dio lugar a que el precio medio ponderado de la electricidad en el mercado de producción reflejara una disminución en el entorno del 37% con respecto al año precedente.

Más información: Expansion.com