Alcatel-Lucent, AT&T, Telefónica, China Mobile y otras empresas han creado, junto con universidades e instituciones de investigación como el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), un consorcio cuyo objetivo es crear las tecnologías necesarias para hacer que las redes de telecomunicaciones tengan una eficiencia energética 1.000 veces superior a las redes actuales.

La iniciativa Green Touch cuenta con el apoyo de los gobiernos de EE UU, Reino Unido, Francia, Corea y Portugal y fue presentada ayer en Londres. La primera reunión del consorcio, organizado por los Bell Labs, tendrá lugar en febrero y estará dedicada a establecer el plan a cinco años de la organización. En ese plazo, la Green Touch facilitará una arquitectura de red de referencia y demostraciones de los elementos clave necesarios para conseguir dicho recorte de consumo energético.

El objetivo de multiplicar la eficiencia por 1.000 se basa en investigaciones hechas por los Bell Labs que han determinado que las redes tienen el potencial para ser 10.000 veces más eficientes que las redes operativas hoy. Vernon Turner, vicepresidente sénior de IDC, apuntó que con la “explosión de la banda ancha, el consumo de energía de las TIC está creciendo rápidamente, y es necesario adoptar medidas inmediatas para mitigar su impacto”.

Otros miembros fundadores de Green Touch son Swisscom, Portugal Telecom, Samsung, Freescale, el Instituto Nacional de Francia para la Investigación en Sistemas Informáticos y de Control, el Instituto de Investigación Aplicada de Microelectrónica CEA-LETI, y las universidades de Standford y Melbourne. Esta diversidad permitirá atacar el problema desde diversas direcciones, dijo Steven Chu, secretario de Energía de EE UU.

Más información: Cinco Días

La Comisión Europea anunció ayer en Bruselas los 15 proyectos energéticos singulares que financiará con 1.500 millones de euros. Se trata de proyectos de redes y molinos de viento en alta mar y seis plantas de captura y almacenamiento de CO2. Uno de los elegidos -el único español- es el del consorcio público Ciudad de la Energía (Ciuden), con la colaboración de Endesa, en Ponferrada (León) que recibirá 180 millones de euros. El presidente de Ciuden, José Ángel Azuara, destacó por teléfono la importancia de que “España haya quedado entre los seis proyectos europeos de captura de CO2 en el que no había experiencias”.

El comisario de Energía, Andris Piebalgs, señaló que con esta decisión se “sientan las bases para el desarrollo de tecnologías sostenibles, fundamentales en la lucha contra el cambio climático”.

La primera fase del proyecto, durante los próximos dos años, Ciuden construirá una planta piloto de 30 megavatios de captura en Compostilla (León), un pequeño almacenamiento subterráneo en Ontomín (Burgos) y un conducto de tres kilómetros para desarrollar la tecnología. Costará 156 millones, de los que la Comisión pondrá 70 y España el resto.

Si eso funciona, Endesa aplicará el proyecto a gran escala en una central térmica de carbón de 300 megavatios, la primera de carbón en décadas en España con un gran almacenamiento geológico en el que el CO2 debe permanecer durante siglos para mitigar el impacto del calentamiento global. Bruselas lo financiará con los 110 millones restantes destinados a este proyecto y Endesa aportaría otra parte.

Más información: Elpais.com